BIZCOCHO DE MANTEQUILLA

Ya sabemos que cuando nos pasamos montando la nata, se corta y ya no hay nada que hacer, salvo seguir batiendo un poco más para conseguir una estupenda mantequilla. Sólo tenemos que escurrir muy bien el suero en un colador, después, usando servilletas de papel, presionar hasta sacar el máximo de humedad, y ya está. Si era nata sin nada más, podemos añadirle sal o azúcar según cómo queramos usarla. Si ya estaba azucarada, podemos emplearla en un bizcocho como éste, reduciendo un poco la cantidad de azúcar.


INGREDIENTES:
Mismo peso de mantequilla que de harina, de azúcar y de huevos. A esto añadimos un huevo más.
Si lo deseamos, podemos añadirle algún sabor, como ralladura de limón, de naranja, vainilla, etc.

Dejamos la mantequilla fuera del frigorífico para que esté más bien blanda.
Separamos las claras de las yemas.
Batimos muy bien por un lado, las yemas con el azúcar y la mantequilla, y por otro lado, las claras hasta tenerlas a punto de nieve. Cuando tengamos las claras montadas bien duritas, vamos incorporándole la masa de yemas por tandas, sin dejar de batir. Al final, le añadimos la harina tamizada.
Ponemos papel de hornear en un molde y vertemos en él la masa. Horneamos a 180º, hasta que al pinchar un cuchillo, éste salga limpio. Prefiero no poner el tiempo porque dependerá del tamaño del bizcocho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...