AJO


Originario de Zungaria y de las estepas kirguises, fue muy cultivado en el antiguo Egipto, donde se consideraba una planta sagrada, con todo tipo de propiedades mágicas.
El bulbo de ajo se descompone en numerosos pseudo bulbos sésiles de gran tamaño, rodeados de una película escamosa blanca o rojiza. Sus hojas son planas y sus flores, agrupadas en umbelas. El ajo es una planta vivaz que se puede cultivar plantando de nuevo los dientes en otoño o en primavera. Las cabezas maduras se cosechan cuando las partes aéreas empiezan a marchitarse.
En nuestros días, el ajo es un condimento universalmente conocido, de gran popularidad en todo el Mediterráneo y en América del Sur, y se incluye en infinidad de platos, como salsas, ensaladas, verduras, carnes, embutidos, pescados,...
Además de su valor aromático, el ajo desempeña una importante función sanitaria, ya que es antiinflamatorio, anticoagulante, vasodilatador y depurador. Su jugo es un magnífico antiséptico, previene la hipertensión, reduce el nivel de azúcar en sangre y ayuda a combatir el estrés y la depresión.

RECETAS CON AJO:
Spaguetti con carne
Pollo con alcachofas
Pollo al curry
Fricandó de ternera
Riñones de Casa Guzmán
Patatas guisadas con costillas
Bacalao Club Ranero
Menestra Monterrey
Espinacas con garbanzos
Acelgas con almendras
Salmorejo 
Tartaleta de cebolla

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...